Cuidado con el truco de los seguidores ‘fantasma’

Los bots se utilizan en las redes sociales para simular la interacción humana, inflando artificialmente el número de visitas o seguidores, o automatizando respuestas para posicionar mensajes e influir en debates.

Dada la importancia que han adquirido en los últimos años, hoy queremos hablaros desde nuestra Agencia de su uso. No es un tema leve porque se estima que, de los 330 millones usuarios que tenía Twitter a finales del año pasado, entre un 10 y un 15% estaban controlados de forma automática por estas cuentas programadas, es decir, entre 30 y casi 50 millones. Una cifra nada despreciable, ¿no creéis?

Pese a que las redes sociales son conscientes de la situación y realizan periódicamente análisis y limpiezas de este tipo de ‘robots’ (en 2014 en Instagram y hace tan solo unas semanas en Twitter), no es menos cierto que son muchas las empresas y perfiles profesionales conocidos que, aunque lo ocultan oficialmente, apuestan por los ‘bots’ para conseguir más seguidores. No es difícil hacerlo porque a tan solo un clic en Google y por poco dinero puedes obtener miles de seguidores. Hay empresas que se dedican a servir a las empresas estos ‘incondicionales’, que se encargan además de retuitear o de dar ‘likes’ a sus publicaciones.

¿Qué se gana con estos seguidores ficticios? Muy sencillo. Obtienen más notoriedad de cara al público e incluso hay influencer que cobran sus tarifas dependiendo del número de seguidores. Es una verdadera tentación a aquellos que quieren aparentar y que solo buscan postureo.

Pero hemos de tener en cuenta que se trata de una influencia ficticia porque se trata de seguidores que realmente no están interesados en sus servicios o productos, sino que son solamente un número. La pregunta que debemos hacernos es si merece la pena tener miles de seguidores que nunca tendrán una interacción fiel con tu empresa o que nunca hará uso de tus servicios; o, por el contrario, menor número de seguidores, pero que estén interesados en tus productos, es decir, clientes potenciales, de calidad, ajustado a su público objetivo.

En esta mecánica, se utilizan dos procedimientos. O bien crear perfiles falsos desde cero, con procedimientos automatizados, que son los más fáciles de comprobar. Porque no suelen tener foto de perfil u otro tipo de fotos, además de tener nombres a base de letras y números aleatorios. No es complicados detectarlos.

Pero existe otra práctica aun más grave que es la de crear perfiles ‘fantasma’ a través de la clonación de perfiles de usuarios reales y que no suelen tener mucha actividad en sus cuentas. No solo copian su nombre (variándolo levemente) sino también su foto y algunos detalles. Es mucho más difícil de detectar, pero es la forma con la que obtener seguidores que parezcan mucho más reales.

En cualquier caso, en nuestra Agencia tenemos claro que, en el tema de las redes sociales, es mucho más importante la calidad que la cantidad. Dirigirse a un público objetivo, con interacciones reales de calidad es mucho más importante que contar con miles de seguidores con los que nunca se podrá contar porque, de hecho, ni siquiera existen.

¿Qué pensáis? ¿Es tan importante la cantidad?

¡Estamos deseando conocer vuestras opiniones!

#ChrisAparicio

 

Share on Google+Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someone¡Compártelo!