Tus redes son la imagen de tu empresa. ¡Actualízalas!

Si tienes una empresa desde hace años o eres un emprendedor ilusionado en un nuevo proyecto en el que crees y sobre el que vas a invertir todo tu esfuerzo, seguramente habrás oído hablar de que debes estar en las redes sociales.

La presencia de tu empresa en los’ social media’ es imprescindible. No solo parar poder vender tu producto o servicios, sino también para que te conozcan, sepan que existes, que puedes ofrecerles tu creatividad, esfuerzo y pasión.

Y aquí es donde puede llegar el primer error de las que adolecen muchas empresas en las redes sociales: crear una cuenta en Facebook, en Instagram, en Twitter, en Linkedin, el Google +… (en todas las habidas y por haber) y olvidarse de ella. La ponemos muy bonita, nuestra foto de perfil, nuestra portada, la información más relevante y la web a la que pueden acceder. Llega entonces el momento clave: Pensar en qué queremos comunicar, qué queremos trasmitir, cómo lo hacemos, en definitiva. Puede que publiquemos algunos post sobre que nos hemos lanzado al mundo digital y hablando de nuestros servicios, pero… después quizá pasen los días, las semanas, los meses y el trabajo diario de nuestra empresa haga que nos olvidemos de actualizarlas.

¡Nooo! Grave error. No dejes nunca abandonada una red social porque eso dirá mucho de cómo eres y cómo gestionas tu empresa. Si un potencial cliente entra en tu perfil de empresa y ve que lleva meses sin actualizar… le puede trasmitir idea de dejadez y pasotismo, o de no ser capaz de trasmitir todo lo positivo que tienes. Difícilmente ese cliente llegará a ti, a no ser que te conozca por otros medios.

Pero, tan negativo es no publicar y echarlo en el olvido como publicar con poca regularidad. Si has tomado la decisión de zambullirte en las redes, hazlo de verdad y no te quedes a medias. Hay que hacerlo de forma asidua. Ni publicar a todas horas ni hacerlo una vez cada dos semanas. Para ello es clave una buena organización. Date el tiempo que necesites para saber qué quieres trasmitir y cómo hacerlo. Después, podrás servirte de las programaciones para que los posts se vayan publicando cuando quieras. Aunque teniendo siempre presente que la actualidad manda y que deberás estar atento para publicar informaciones que puedan ser interesantes para tu sector y que puedan atraer a tus clientes. Ellos valorarán que les aportes información interesante, práctica y útil.

Una vez que hayas podido implantar esta regularidad, te prevenimos sobre otro de los errores que suelen ocurrir en social media. Y es no atender a tus clientes. Se pueden poner en contacto contigo a través de alguna publicación directa, escribiendo en un post que hayas publicado, pero también a través de mensaje privado o dejando su opinión. Siempre, siempre, debes contestar y darle una respuesta. No hay nada peor que un consumidor te haga alguna pregunta y la dejes sin contestar, dejando pasar semanas, meses o… para siempre.

No olvides estos consejos a la hora de llevar las redes sociales de tu empresa. Estas serán el mejor reflejo de cómo diriges tu empresa, de la visión que tienes de atender a tus clientes y de lo importantes que son para ti. Tienes que ofrecer contenidos de calidad, cuidados o no repetir siempre los mismos temas.

Y, por supuesto, en el caso de que no tengas tiempo o no sepas cómo hacerlo, echa mano de un profesional en la gestión de redes sociales. Un community manager podrá orientarte sobre cómo hacerlo e irá contigo de la mano para ofrecer la mejor imagen posible de tu empresa.

Esperamos haberte podido aclaran los errores más usuales que se cometen en las redes sociales. ¿Cómo lo haces tú? ¡Nos encantaría conocer tus opiniones!

 

#ChrisAparicio