No leemos lo que compartimos. De amenaza a OPORTUNIDAD

La vida es puro postureo. Es así. Lo queramos o no, al final todos, o casi todos, acabamos siendo carne de redes sociales. Nos encanta interactuar, que los demás conozcan lo que hacemos y difundir contenido que, a nuestro juicio, puede ser interesante para el resto de la comunidad. Pero, ¿realmente sabemos lo que compartimos?

De amenaza a OPORTUNIDAD

Los últimos estudios demuestran que no, que no lo sabemos sencillamente porque no lo leemos antes. No queremos perdernos nada y estamos constantemente actualizando redes, pero qué levante la mano quien se ha leído previamente todo, todito todo, lo que ha compartido en Facebook o en Twitter. Reconócelo, tú también difundes informaciones que te llaman la atención por el titular pero en cuyo enlace ni siquiera has clickado.

No eres un bicho raro, es uno de tantos que no lee lo que comparte en redes sociales. Nos lo recordaba recientemente Puro Marketing en este artículo y lo cierto es que a mí no me extraña nada. Vivimos en una sociedad que siempre va a la carrera pero que, aun así, no quiere perderse nada, especialmente de lo que se cuece en las redes sociales. Por eso a veces actuamos así y damos voz y credibilidad a algo simplemente por alguien a quien conocemos se la dio antes. Y yo me pregunto, ¿no podríamos aprovechar esta forma de postureo 2.0 para implantar técnicas de marketing más eficientes y eficaces?

 

Nuestros potenciales clientes nos lo están diciendo claro: no tienen tiempo pero quieren estar al día de todo, especialmente de temas que sólo por el titular ya enganchan. Aunque luego, en el cuerpo de la noticia, se digan cosas que igual no tienen nada que ver. Yo creo que, lejos de lamentarnos porque se pierda bastante contenido interesante en noticias que elaboramos y que se comparten pero que no se leen, debemos darle la vuelta a la tortilla y aprovechar esa circunstancia para realizar campañas de marketing digital que respondan claramente a lo que nos están diciendo nuestros clientes.

Muchas gracias por acompañarme hasta el final y espero que lo hayáis leído ;)

Besotes, Chris ;)