¿QUÉ ES MARKETING? LECCIÓN 2

Hola CORAZONES,

Vamos a por la segunda entrega de ¿Qué es Marketing?. Come on, espero que os sirva de algo y podáis aplicarlo a vuestras marcas.

Como ya veíamos, el concepto marketing posee diversas definiciones, aunque podríamos quedarnos con la que ofrece Philip Kotler, considerado el padre del marketing moderno. Según apunta, se trata

“de un proceso social y administrativo por el que los grupos e individuos satisfacen sus necesidades al crear e intercambiar bienes y servicios».

Es decir, es un proceso en el que se identifican las necesidades y los deseos de un mercado previamente fijado, en el que se desarrollan unos objetivos orientados precisamente a ese cliente o consumidor y en el que es preciso crear estrategias con el fin de posibilitar relaciones con el cliente y alcanzar beneficios mediante la fidelización del consumidor.

  • El marketing, hasta llegar a nuestros días, ha pasado por diversas fases:
  • *** En los años 40 y 50 se hablaba de marketing masivo, enfocándose hacia toda la población sin realizar ninguna distinción previa

*** En los años 60 llega el marketing de segmentos, es decir, se va enfocando gradualmente hacia diferentes grupos: jóvenes, mujeres, etc.

***Es en los años 80 cuando aparece el marketing de nichos, aparejado a la crisis financiera. Los segmentos que habían aparecido una década antes continúan con la subdivisión en parcelas más pequeñas y concretas. –

*** Y finalmente, el marketing personalizado, que llega en los años 90. Se encuentra estrechamente vinculado a los avances tecnológicos, con el estudio de las bases de datos y la observación del cliente, de sus gustos, preferencias, etc.

CONSUMIDOR

Pese a todas estas evoluciones, debemos tener claro que el objetivo principal del marketing continúa siendo el mismo, que no es otro que animar al consumidor a realizar una compra de un determinado producto o servicio. Una transacción en la que ambas partes (empresa o vendedor y cliente o comprador) resulten beneficiadas. El vendedor por lo que ofrece y pone en el mercado y el consumidor porque queda satisfecho con el producto adquirido. Para que este intercambio llegue a buen puerto, deben darse, según apunta Kotler, cinco circunstancias principales:

1-. Tiene que haber dos partes (vendedor y comprador)

2-. En cada una de ellas debe haber algo de valor para la otra 

3-. Debe existir en ambos bandos capacidad de comunicación

4-. Libertad a la hora de aceptar o rechazar la compra 

5-. Tanto uno como otro tiene que considerar que es apropiada la transacción

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de hacer marketing? Pues una serie de premisas que nos ayudarán a que la empresa o negocio tenga éxito. Hay que tener claro que el objetivo es satisfacer los deseos y necesidades de los consumidores. Igualmente, es esencial ser conscientes de que se debe conocer el mercado para poder ofrecer lo que este demanda o saber qué desea. De la misma forma, deberá haber un control sobre todo aquello de la empresa que pueda afectar directa o indirectamente a la empresa. Y, sobre todo, tenemos que comprobar el grado de satisfacción del cliente. De esta forma, la empresa se garantizará que el consumidor le sea no solo fiel sino que además tenga una buena opinión de ella, algo importante de cara a potenciales consumidores.

Por todo lo anteriormente expuesto, podemos identificar el marketing con muchos elementos. Y no olvidar que, en pleno siglo XXI y en un mundo tan competitivo como el actual, en el que la oferta es amplísima, tener un buen equipo de marketing y una estrategia a desarrollar bien organizada, es importante a la hora de tener éxito en el plano empresarial.

Así, podríamos afirmar que el marketing es marca, ya que la posiciona en el mercado para valorarla todo lo posible. También es el marketing rentabilidad, ya que se persigue crear un valor entre los clientes para que la empresa consiga beneficios. El marketing es, igualmente, un proceso mediante el que se consigue un valor para los consumidores, estableciéndose fuertes relaciones con el fin último de obtener una rentabilidad. La empresa, además, debe ser consciente de que los consumidores son cada vez más exigentes, por lo que debe mimarlos en la medida de lo posible y satisfacer sus necesidades. El marketing no funcionaría, además, si no tuviera un elevado componente de planificación. No se pueden hacer campañas o lanzar ideas desestructuradas, sin una programación anterior. Todo debe estar previa y convenientemente detallado y estudiado. No podemos olvidar, además que el marketing cumple una función social importante, ya que el consumidor consigue lo que precisa de forma libre.

Marca

¿Puede ser más cosas el marketing? Pues sí. También actitud y aptitud. Ambas, como explican en Gestiópolis, ya que la empresa debe detectar, anticipar y satisfacer las necesidades de los segmentos de consumidores elegidos previamente. El marketing es además una filosofía, que incide en la satisfacción del cliente, pero también es una mezcla de estrategias en las que se parte de un conocimiento del mercado y las tendencias del momento, saberes que se utilizan después para la planificación y difusión de un bien o servicio, con el fin de satisfacer lo que pide el público y para lograr los resultados esperados. ¿Y podríamos decir que también es ciencia y arte? Pues sí, porque el marketing mide y cuantifica el mercado y el público, consiguiendo los potenciales clientes y sabiendo a qué segmentos dirigirse.

El marketing, en definitiva, está compuesto de múltiples elementos. Sí, porque también es disciplina, es una ciencia social en cuanto a que estudia la sociedad para comprobar cómo actúa, sus preferencias y su posible evolución.

Todo esto es el marketing, una maquinaria compleja que es preciso conocer para poder desarrollarla con éxito, ¿no crees?

Gracias por llegar hasta aquí conmigo. Abrazotes, Chris ;)