Seguidores en Instagram, elige siempre calidad frente a cantidad

Lo sabemos, si tienes un perfil de empresa en Instagram, es inevitable que te fijes en el número de seguidores, que te compares con otros negocios de tu sector que quizás tengan una cifra muy superior a la tuya y que te desesperes al no encontrar la fórmula para que ese número crezca a un ritmo mucho más rápido.

Pero, párate a pensar ¿para qué necesitas tantos seguidores? Normalmente, la respuesta que viene detrás cuando hacemos esta pregunta a algún cliente en nuestra agencia de community managers de Jaén es “para vender más”, porque siempre se tiende a pensar que a mayor número de seguidores en Instagram, más potenciales clientes que pueden fijarse en mi producto. ERROR.

Ojo, esto podría ser así si todos los seguidores que vas ganando son personas interesadas en lo que vendes, pero, créenos, eso es casi imposible. Incluso podría llegar a generarse el efecto contrario de lo que buscas por esa cosa tan bonita y que tanto nos complica la vida a quienes trabajamos con las redes sociales: el famoso algoritmo de Instagram.

Y es que, cuando tú publicas un post, Instagram se lo muestra primero a un sector muy pequeño de tu audiencia y si esta comenta, comparte, guarda…Instagram entiende que es contenido de interés y se lo enseñará a más usuarios. Pero si tienes muchos seguidores “de relleno”, de los que te han seguido para que los sigas o de los que han llegado a raíz de un sorteo, por ejemplo, pero no tienen mayor interés en tus productos o servicios, esas personas nunca van a interactuar con tu publicación, y mucho menos te van a comprar algo.

Los seguidores que te interesan son las personas que pueden ser potenciales clientes, con lo cual son a esos a los que tienes que buscar a través de diversas estrategias (ya sean orgánicas o mediante publicidad). Por supuesto, lo ideal sería que todos los que te sigan fueran fans incondicionales de tu marca, que se enamoren de cada foto o información que publiques y que interactúen constantemente con tus post. Si la inmensa mayoría de tus seguidores hicieran eso, Instagram entendería que tu contenido es de alto interés y su algoritmo se volvería loco mostrando tus post a muchísimas personas.

Sería el sueño de toda empresa y de todo community manager. Pero eso no llega solo ni consiguiendo un gran número de seguidores. Eso, si llega, es con una buena estrategia que, además, suele ir dejando frutos poco a poco, con constancia y trabajo. Por ejemplo, creando anuncios bien segmentados, usando correctamente los hashtags, aprendiendo a conectar emocionalmente con tu audiencia…

Como expertas en redes sociales, podemos ayudarte con ese objetivo de conseguir seguidores que sean clientes potenciales de tu marca. Pero, insistimos, no te obsesiones con la cantidad porque eso no te hará vender más. Más bien al contrario, puede acabar convirtiéndose en un problema. Hay marcas con un número de seguidores más bien bajito que consiguen muchísima interacción en sus publicaciones porque quienes les siguen realmente tienen interés en sus productos o servicios. Esa debe ser tu obsesión: seguidores fieles, no infinitos.