Shadowban, ¿qué es y cómo evitarlo?

Si normalmente trabajas con redes sociales, en particular con Instagram, puedes haber advertido que las publicaciones o acciones no estaban teniendo el mismo resultado que antes. Aunque a menudo pueda deberse a distintos factores, y más de una vez nos volvamos locos intentando entender qué causa esto, es complicado identificar con seguridad el motivo.

Hoy, desde nuestra agencia de community manager de Jaén, queremos hablarte de una de las posibles razones que pueden explicar que los resultados en la plataforma hayan ido desvaneciéndose: el shadowban.

¿De qué se trata?

Básicamente de que tus publicaciones no se mostrarán junto al resto de contenido que lleve la misma etiqueta, y consecuentemente, no llegarán a público que no sea tu seguidor. Esto, que normalmente se consigue con la inclusión de hashtags populares y específicos que nos permite alcanzar nuevas audiencias, no sucedería.

Instagram podría entender que estás usando la red de manera fraudulenta mediante servicios externos de compra de likes, comentarios o bots automáticos, por ejemplo.

En el mejor de los casos, la penalización será un menor alcance, y en el peor, se podrían bloquear algunas acciones como seguir, dar likes o comentar.

 

¿Cómo podrías evitarlo?

Como todo, usando el sentido común y obviamente realizando prácticas que se encuentren dentro del uso adecuado de las redes. Para que no te traten como spam, lo normal sería no contar con más de 100-150 likes, 50 comentarios y aproximadamente la misma cantidad de seguidores/ no seguidores por hora.

El uso de los mismos hashtags durante mucho tiempo también podría causar este “banneo” temporal, por lo que convendrá tenerlo en mente.

¿Hay buenas prácticas recomendadas?

De nuevo, siempre que gestionemos la comunicación dentro de unos parámetros normales no debería de ocurrir esto. Como ejemplo de algunos buenos usos de esta plataforma tendríamos los siguientes:

-Por descontado, no comprar seguidores o likes.

-Interactuar con la comunidad de manera espontánea y mezclar los emojis con texto “humano”, para evitar parecer un bot.

-No abusar de los hashtags (menos de 30), intentar que sean específicos y mantenerlos actualizados.

-No usar hashtags que hayan sido baneados de publicaciones anteriores. Este punto es importante porque una de esas etiquetas consideradas como inapropiadas, podría censurar al resto, que sí tienen que ver con la publicación y son totalmente correctas.

Si te interesa el tema, puedes buscar cuáles han sido los “prohibidos” de manera permanente y tenerlos en cuenta para no añadirlos. Ejemplos: adultlife, babe, dogsofinstagram, instamood, mustfollow, newyearsday, etc.

Ahora que ya sabes de la existencia de este “algoritmo” y conoces mejor en qué consiste, seguro que puedes tenerlo en cuenta a la hora de gestionar tu comunicación y demás acciones en redes. Y recuerda, si quieres dejarlo en manos de un equipo experto, no dudes en contactar con nuestra agencia de community manager de Jaén, ¡haremos que tu negocio brille!